Disfunción CraneoMandibular


¿Qué es la Articulación TemporoMandibular (ATM)?

Haga clic sobre la foto para ver una ampliación
Situacion de la ATM


La ATM es la articulación que hace posible abrir y cerrar la boca. Es la articulación dónde la mandíbula se articula con el hueso temporal del cráneo, delante del oído y en cada lado de la cabeza. Se utiliza al masticar, hablar, tragar, bostezar, etc. Por ello, es una de las articulaciones más usadas en el cuerpo. Usted puede localizarla poniendo sus dedos delante de cada oído y presionando firmemente al abrir y cerrar la boca: el movimiento que sentirá ocurre en cada ATM. Trabajan siempre juntas y conducidas por cuatro pares de músculos que crean sus movimientos. Cuando las ATM funcionan correctamente, usted puede abrir y cerrar su boca sin dolor ni molestias.


¿Qué es el Síndrome de Disfunción CraneoMandibular -DCM-?

Es como se denomina actualmente a la función dolorosa o defectuosa de la ATM.
Los desórdenes de la ATM fueron ya reconocidos desde los tiempos de Hipócrates, pero fue James Costen -otorrinolaringólogo-, en 1934, el primero que reunió un grupo de síntomas y los relacionó con los desórdenes funcionales de la ATM en lo que, posteriormente, se conocería como síndrome de Costen.
Hasta hoy el mismo grupo de síntomas ha recibido diferentes nombres sin llegarse a estandarizar definición, diagnóstico y tratamiento. Desde entonces, muchos pacientes de ATM cuya sintomatología es leve, no son diagnosticados, y otros, que sufren una severa sintomatología crónica de dolor, padecen además el gravamen de diagnósticos erróneos, tratamientos incorrectos y desorbitantes minutas médicas.
Nuestro propósito es resolver definitiva y totalmente este problema y dejar clara nuestra opinión -demostrada en la tesis doctoral-: qué lo causa, cómo se diagnostica y cómo se trata la DCM para poder curar a todos estos pacientes.
Utilizaremos la terminología de DCM porque está ahora en uso, aunque somos de la opinión que el nombre correcto sería continuar llamándolo síndrome de Costen.




¿A quién afecta?

Lo sufre un tanto por ciento muy elevado de la población, alrededor del 5-10%, siendo la edad media de 34 años y en proporción de tres mujeres por cada hombre.



¿Cuáles son los síntomas?

  • Dolor: dentro o delante de uno o de los dos oídos, en una o en las dos ATM, que se puede irradiar a la cabeza -principalmente a las sienes-, mandíbula, boca, garganta, nuca, cuello, hombros.
  • Ruidos: articulares como chasquidos, crujidos; óticos como zumbidos, pitidos.
  • Funcionales: articulares como saltos, luxaciones; musculares como no poder abrir la boca, no poder masticar, contracturas; oclusales como apretar los dientes, rechinar, cerrar mal; óticos como taponamiento, mareos, oír menos.
  • Otros: adormecimiento de la piel de la cara, picor en el agujero de la oreja, picor en la garganta, sequedad de la boca, molestias en los ojos o en la visión, nerviosismo, depresión.
Los pacientes suelen acudir al Otorrinolaringólogo (ORL) pensando que los síntomas otológicos son competencia de este especialista.




¿Por qué aparecen estos síntomas?

Costen los explicó como la suma de una neuralgia y una disfunción. La ATM está inervada por el nervio aurículotemporal, rama del trigémino, un nervio muy sensible al dolor, por lo que su irritación produce la sintomatología tan abundante y fuerte que nos relata el paciente.



¿Cómo se diagnostica?

Sólo es necesario una buena anamnesis del paciente en donde se le escuche todo lo que cree relacionado con su problema: nos irá diciendo los síntomas. Completamos la historia clínica con una exhaustiva inspección morfofuncional diseñada por nosotros en la que analizamos las características morfológicas y funcionales de la boca del paciente, para descubrir la causa que ha producido la DCM. Es necesario hacer el diagnóstico diferencial con la otra patología funcional del aparato masticatorio: el Compromiso Articular Temporomandibular (CAT). En la DCM es dolorosa la palpación de la o las ATMs al abrir y cerrar la boca; en el Compromiso Articular Temporomandibular (CAT) no duelen las ATMs a la palpación.



¿Cuál es la causa de la DCM?

Desequilibrio oclusal.
Explicación: Existen dos posibilidades:
1ª. La DCM se produce porque al cerrar la boca y entrar en contacto los dientes inferiores contra los superiores, hay uno o más dientes que tocan antes que los demás, lo que llamamos interferencias oclusales en el cierre o contactos prematuros (CP), dando lugar a un desvío o desplazamiento de la mandíbula. Éste o estos dientes, que tocan al cerrar antes que los demás, sufren una irritación en su inervación dando lugar a la aparición de un dolor neurálgico que se extiende hacia las otras ramas del nervio trigémino que inervan a la ATM, oído, ojo, sien, frente, etc. El dolor en la ATM es irradiado desde los dientes. Podemos comprobar que el dolor neurálgico proviene del o de los dientes que sufren los contactos prematuros (CP) porque si anestesiamos dicho diente o dientes, desaparece inmediatamente el dolor neurálgico por todas las zonas de irradiación, técnica que empleamos si queremos asegurar el diagnóstico. Por eso en estos casos decimos que la DCM es un síntoma más del desequilibrio oclusal. El dolor no "nace" en la ATM sino que se irradia hacia ella.
2ª. La DCM se produce porque se altera la posición de los cóndilos mandibulares en las ATM y es debido a que existen desvíos o desplazamientos de la mandíbula al cerrar la boca porque los dientes no ocluyen -no cierran- de forma correcta. En estos casos el dolor se origina en la ATM y de ahí se irradia hacia otras zonas.



¿Por qué no cierran los dientes correctamente?

  • Por cambiar de lado habitual de masticación. Por lo general se mastica habitualmente por un mismo lado de la boca, pero si se cambia a masticar por el otro se altera la posición de los dientes y aparecen las interferencias oclusales - los contactos prematuros (CP) -. 
  • Por las interferencias oclusales (CP) producidas por los trabajos odontológicos -obturaciones, prótesis-.



¿Cuáles son las causas que producen el cambio de lado de masticación?

  • Dolor: frecuentemente de las muelas de juicio, caries, etc.
  • Pérdida de la superficie oclusal masticatoria: extracciones, caries, etc.
  • Iatrogénicas: trabajos odontológicos (obturaciones, prótesis).



¿Cuál es el tratamiento de la DCM?

Recuperar el equilibrio oclusal eliminando los contactos prematuros (CP). El método utilizado es el equilibrado oclusal y la técnica más simple, sencilla y eficaz es el tallado selectivo.




¿Qué hacer para evitar tener la DCM?

Seguir los siguientes consejos profilácticos:
  • Controlar que el cierre de sus dientes sea el correcto, que no haya interferencias oclusales. Este control lo tiene que hacer un dentista regularmente en las revisiones periódicas y, además, después de realizar trabajos odontológicos.
  • Mantener el mismo lado habitual de masticación. No cambiar de lado de masticación.
  • No masticar chicle.

Resultados

  • Los pacientes tienen rápida curación o, al menos, gran alivio de su sintomatología.
  • No es necesario ningún examen exploratorio complementario.
  • Bajo coste económico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada